Almohadas de plumas versus almohadas de fibra

Almohadas de plumas versus almohadas de fibra

Hay un socio indispensable a la hora de acostarse que puede interferir con la calidad de tu sueño: ¡tu almohada! La elección dependerá de varios factores, desde el relleno, la cobertura, la forma, la dimensión y, fundamentalmente, la posición en la que duermas. En este artículo de Learning Zone, solo vamos a hablar sobre el relleno y lo que es una pregunta de muchos usuarios: ¿sería mejor un relleno de fibra o las queridas plumas?

 

 

Almohadas de plumas o plumón

 

Este tipo de almohadas son un clásico. Durante muchos años fueron la elección de los consumidores de almohadas más exigentes, en cuanto a comodidad, durante el merecido descanso.

A decir verdad, las almohadas de plumas son ligeras, suaves y biodegradables, debido al relleno biológico. Las más recomendadas son las plumas de ganso y pato, ya que permiten una mejor circulación del aire y una mayor absorción de humedad. Otra de las grandes ventajas de este tipo de relleno es que se seca rápidamente después del lavado.

Sin embargo, si eres una persona propensa a las alergias, puedes olvidarte de esta alternativa. Las almohadas de plumas promueven la aparición de ácaros y pueden causar problemas respiratorios a largo plazo. También es común que los usuarios de este tipo de almohada reporten olores desagradables y persistentes. Otro problema de las plumas es la pérdida de volumen y consistencia después de un uso continuo.

No hace falta decir que si eres un defensor de los animales (¡pobres pájaros!), Las almohadas de plumas no serán la mejor opción.

 

 

Almohadas de fibra

 

Las almohadas de fibra de poliéster están diseñadas como una alternativa sintética a las almohadas de plumas. Una de las grandes ventajas es que, por tanto, son mucho más higiénicas. El relleno a base de fibra sintética puede tener un tratamiento antibacteriano que ayuda a repeler la aparición de bacterias, ácaros y hongos. El hecho de que se puedan lavar a máquina es otro factor que contribuye a esta capacidad hipoalergénica.

Aunque cualquier fibra, sintética o natural, pierde algo de volumen con el tiempo, las sintéticas son más resistentes al desgaste.

El relleno de fibra es suave y maleable por lo que se adapta a las diferentes posiciones para dormir, asegurando una noche de sueño confortable.

Si elige una almohada con fibras huecas, cuente también con una mayor circulación de aire, lo que hace que este relleno sea muy transpirable y promueva una sensación de frescor durante el sueño.

 

La almohada de fibra acaba quedando así unos puntos por delante en esta competición. Aun así, no podemos olvidarnos de asegurarnos de que el producto tiene la certificación Oeko-Tex Standard 100. Obtenga más información aquí.


linkedin social icon facebook social icon twitter social icon