¿Qué importancia tiene la higienización de los productos de cama?

¿Qué importancia tiene la higienización de los productos de cama?

Hay varios factores que influyen en la calidad de nuestro sueño y entre ellos está la higiene del lugar donde dormimos. Además, una buena limpieza puede contribuir a la durabilidad de los productos.

Una correcta y periódica limpieza del colchón puede conferir una importante mejora en el sistema respiratorio y en las alergias, ya que es un lugar ideal para la propagación de los ácaros del polvo que agravan estas condiciones clínicas.

Uno de los pasos fundamentales es ventilar el colchón con frecuencia y dejar que le dé el sol, para ayudar a eliminar los gérmenes y las bacterias. También se recomienda aspirar el colchón, sobre todo para las personas alérgicas, ya que es la forma más eficaz de eliminar los ácaros y el polvo.

El uso de una funda protectora es un punto importante a la hora de mantener y limpiar el colchón, ya que ésta reducirá el contacto directo del cuerpo con el colchón, formando una barrera extra contra el sudor, los microorganismos y otras sustancias. Las fundas también tienen la ventaja de ser lavables. No olvides cambiar las sábanas y las fundas con regularidad.

Para facilitar la limpieza, lo ideal es elegir un colchón con funda extraíble y lavable a máquina. Los tejidos pueden tener propiedades antibacterianas.

Los toppers son aliados no sólo para el confort, sino también para la higiene de su colchón, ya que lo protegen del sudor, el polvo y otros residuos. Sin embargo, al estar fabricados generalmente con espuma viscoelástica, es imprescindible que permitan el lavado de la funda y que la espuma utilizada tenga características de alta transpirabilidad. Para maximizar la circulación del aire, recomendamos espumas con tecnología Coolflow.

Los cojines también son objetos que requieren un mantenimiento para que no supongan un riesgo para nuestra salud, ya que están en contacto directo con la humedad de nuestra respiración, el sudor, las pieles muertas y los aceites producidos por la piel y el cabello.

Las almohadillas de espuma no se pueden lavar, pero sí su cubierta. Una vez más, el tipo de espuma que elija para el núcleo de su almohada puede marcar la diferencia a la hora de ayudar a mantenerla higiénica. Si utiliza una espuma de célula abierta, será más transpirable, lo que le permitirá controlar el sobrecalentamiento del cojín y evitar el aumento de la transpiración.

En el caso de las almohadas de fibra, el proceso de limpieza será aún más fácil. No olvides elegir fibras lavables de calidad que puedan lavarse a máquina sin comprometer su volumen.

En cuanto a los edredones, deben lavarse cada tres meses. El lavado de su edredón aumentará su vida útil. Es importante utilizar fibras resistentes que mantengan su poder calorífico lavado tras lavado. Recomendamos las fibras de la gama Eurospuma Advance, como Hollofil Allerban o Quallofil Premium.


linkedin social icon facebook social icon twitter social icon