¿Cuál es la temperatura perfecta para una buena noche de sueño?

¿Cuál es la temperatura perfecta para una buena noche de sueño?

El sueño es una función corporal tan esencial como comer y beber. Es entonces cuando hay varios procesos biológicos que son fundamentales para nuestra salud. Entre ellos se encuentra el almacenamiento de nueva información, la comunicación y la reorganización de las células nerviosas, que aseguran el apoyo de la función cerebral saludable. Además, el sueño tiene un efecto restaurador sobre el sistema inmunológico.

En promedio, el cuerpo humano pasa por 4 a 6 ciclos por la noche, que van desde el ciclo de sueño más ligero (sueño no REM) hasta el sueño profundo (sueño REM). El sueño REM es el ciclo más importante y difícil de lograr. Es en este ciclo que soñamos, donde la respiración se vuelve más rápida e irregular, aumentando la frecuencia cardíaca a niveles cercanos a los de cuando estamos despiertos.

En esta etapa, los músculos también están "paralizados", debido al bloqueo de las neuronas motoras por parte del cerebro, lo que nos impide reproducir corporalmente lo que estamos soñando. Por lo tanto, es esencial para el mantenimiento de funciones cognitivas como la memoria, la creatividad y el aprendizaje.

No dormir bien desencadenará problemas como falta de memoria y/o concentración, cambios de humor, fallas del sistema inmunológico, aumento de peso, riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso diabetes. Al ser recomendado por los expertos un tiempo regular para dormir y despertarse, evitar el consumo excesivo de alcohol o cafeína, antes de dormir tener comidas ligeras, dormir sobre un colchón y cojín cómodo y dormir en un ambiente con una temperatura ajustada a las necesidades de cada uno.

Pero ¿por qué la temperatura tiene tanta influencia en nuestro sueño?

Durante el sueño REM, nuestro cuerpo libera menos energía una vez que las neuronas motoras están paralizadas. Este proceso disminuye nuestra capacidad para regular la temperatura corporal.

Según los expertos, la temperatura ideal para una buena noche de sueño es de entre 18 y 22 grados. Sin embargo, esta temperatura ideal varía de persona a persona no solo por su gusto personal, sino también por aspectos como el género, la edad y los problemas de salud.

Por ejemplo, por lo general, el sexo femenino necesita una temperatura más alta que el sexo masculino para dormir bien, porque la masa muscular de la mujer suele ser menor y por lo tanto hay un menor gasto energético. Lo mismo ocurre con los ancianos y las personas que sufren de mala circulación.

Para garantizar una temperatura adaptada a sus necesidades, opte por espumas de celda abierta y aditivos disipadores de calor como Coolgraph, Coolflow o Cuprum.


linkedin social icon facebook social icon twitter social icon