¿Cuál es la densidad ideal de una espuma para mi peso?

¿Cuál es la densidad ideal de una espuma para mi peso?

En general, aconsejamos a nuestros clientes que no utilicen espumas con menos de 30 kg/m3 de densidad para colchones. Sin embargo, hay varios factores que influyen en la elección de la densidad de la espuma: dormir solo o acompañado, el grosor de la espuma, la dureza de la espuma y su compression set.


¿Duermes solo o acompañado?

Dormir solo o acompañado también influye en la definición de la densidad apropiada. En el caso de colchones dobles, se recomienda una solución con densidades más altas, incluso si las personas son de baja estatura o densidad corporal. Por supuesto, esta decisión no se puede tomar sin tener en cuenta la dureza central de la espuma, que tiene que ser la adecuada para la industria de la colchonería.

 


Espesor frente a densidad

¿Qué es mejor 20 cm de una espuma de 20 kg / m3 o 10 cm de una espuma de 40 kg / m3?

Depende totalmente de la aplicación.

En principio, cuanto mayor sea la densidad, para el mismo grosor, más probable es que el colchón se ajuste a cualquier tipo de cuerpo y / o densidad corporal. El espesor es relevante si la aplicación tiene que compararse entre espumas de diferentes densidades. Es decir, para una espuma con 20cm de espesor, será más seguro tener 40 kg/m3 que 20kg/m3 para no comprometer su rendimiento.

Aun así, hay aplicaciones que no requieren espumas de alta densidad, siempre y cuando el grosor sea superior a su falta de 'cuerpo'.
 



Compression set

Otro factor a tener en cuenta en esta ecuación es el compression set de la espuma en cuestión.

También llamada fatiga estática, el compression set, es un porcentaje de la pérdida de espesor de una muestra de espuma después de la compresión prolongada, siendo así un indicador de durabilidad. Por ejemplo, una espuma con valores establecidos de compresión del 3% es más resistente al uso que una espuma con un 6%.

Por lo tanto, siempre y cuando el compression set de la espuma sea mejor, no siempre una aplicación de baja densidad (y menor grosor) es una mala opción.

Al coordinar todos estos factores, puede determinar la densidad ideal para un producto – colchón, sofá, silla, etc. – adecuado a sus necesidades.

 

 


linkedin social icon facebook social icon twitter social icon